Industria impone la retroactividad y el recorte de tarifas a la fotovoltaica

Jueves 17 | 06 | 2010

Retroactividad de un 30% y recortes de tarifa hasta un 45%. Estos son los planes del gobierno para la energía solar fotovoltaica. Esta mañana el Secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, se ha reunido con las tres asociaciones que representan a la industria fotovoltaica (ASIF, APPA y AEF) para dar cuenta de los planes normativos del Ministerio de Industria.

Después de más de dos horas de encuentro en el Ministerio de Industria, las asociaciones fotovoltaicas han expresado un rechazo unánime a las intenciones del gobierno que, a priori, parece más que improbable que se modifiquen. Pedro Marín ha dado un margen de 48 horas a ASIF, APPA y AEF por si quieren realizar alguna propuesta. Poco tiempo para resolver un asunto del que se viene hablando desde hace meses, sobre todo teniendo en cuenta el horizonte del 21 de junio, día para el que hay convocada una reunión con el Ministro de Industria, Miguel Sebastián.

El peor de los presagios se cumple. 30% de retroactividad

“La propuesta del gobierno es total y absolutamente inaceptable y lleva al sector al abismo”, afirman desde ASIF. “Esto no es un Ministerio de Industria, sólo se dedican a gestionar la tarifa”, aseguran desde APPA. Éstas son dos de las reflexiones que han surgido después de una reunión en la que las asociaciones fotovoltaicas han escuchado, entre otras cosas, la palabra que vienen rechazando desde hace meses “retroactividad”.

La propuesta del Ministerio de Industria es recortar un 30% las primas de todas las instalaciones fotovoltaicas reguladas por el Real Decreto 661/2007, el que legisló las mayores retribuciones por la producción de electricidad mediante esa tecnología renovable. El argumento del gobierno es que según los datos de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) durante 2009 y el tiempo transcurrido de 2010 la producción media de las plantas solares ha sido de 2.000 horas cuando estaba previsto que fueran 1.300. Dicho de otra manera, que hay un exceso de producción y en consecuencia un coste extra de 1.000 millones de euros, según los cálculos del gobierno, que hay que recortar.

La conclusión del ejecutivo es el recorte en un 30% a todas las instalaciones, aunque aún no se ha redactado cómo se haría. La retroactividad no implica refacturación, es decir nadie tendrá que devolver las primas recibidas, pero sí que a partir de la aprobación de la norma se reducirán sus percepciones, unos emolumentos que según comprometía la ley (RD 661/2007) serían de 45 céntimos de euro por kWh producido durante 25 años.

Rebajas para las nuevas tarifas, hasta un 45%

El Ministerio de Industria ha comunicado su decisión de mantener la política de cupos, avales y registro de asignación. La novedad se encuentra en una reducción de las primas que comenzaría a partir de la primera convocatoria del Registro de Preasignación de Retribución correspondiente a 2011. Sería entonces cuando la percepción para las instalaciones en suelo descenderían un 45%, la tarifa para las plantas sobre cubierta se rebajarían un 25% y las de pequeña potencia de techo caerían un 5%.

El gobierno explica que esta decisión aportaría una gran ventaja: limpiaría el Registro de Preasignación de Retribución (el listado de las solicitudes presentadas) ya que muchos proyectos se retirarían y pedirían la devolución del aval que es necesario presentar para entrar en el registro. Además, con la bajada de la prima para las instalaciones en suelo podría suceder que no se cubriera el cupo asignado para esa modalidad, de tal manera que esa potencia se pasara al segmento de instalaciones en techo.

El sector y la credibilidad se hunden

Las asociaciones han reaccionado con dureza a las decisiones del Ministerio de Industria. En opinión de APPA el gobierno no se está dando cuenta de que “el coste por el desprestigio internacional y la inseguridad jurídica que se está transmitiendo con la retroactividad será mucho mayor que el ahorro por la reducción de la tarifa”. Una de las grandes preocupaciones expresadas en los últimos meses por el sector fotovoltaico es la dificultad para que las entidades financieras nacionales e internacionales inviertan.

El temor de ASIF es que “a la parada de muchos meses seguirá el cierre de todas nuestras empresas en la parte del mercado fotovoltaico español, al menos”. La Asociación de la Industria Fotovoltaica observa un panorama tan negro que su presidente, Javier Anta, ha enviado una carta a sus socios en la que dice “ha llegado el momento de que os llame a rebato, por lo que los representantes autonómicos en las autonomías, los que tenéis contacto con los bancos, a los bancos, etc. deberías hacer conscientes a vuestros contactos de la situación tan crítica que nos pone estas intenciones del MITyC”.

Una de las personas que esta mañana ha estado en la reunión con el Secretario de Estado de Energía ha comparado la actitud del Ministerio de Industria con “El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde”. Se refería a que en privado Pedro Marín “dice que la fotovoltaica es la energía del futuro”. Otra cosa son las propuestas públicas del gobierno. El lunes, si no se suspende o pospone, habrá reunión con el Ministro de Industria, Miguel Sebastián.

Fuente: Energías Renovables