Europa podría abastecerse en 2050 con fuentes renovables

Jueves 15 | 04 | 2010

Europa podría satisfacer su demanda energética de forma segura con fuentes principalmente renovables en 2050 sin que se disparen los costes de inversión, según un estudio de la Fundación del Clima Europea (ECF) y respaldado por la consultora McKinsey. "Es posible técnicamente y no sale caro, sale a precios más o menos parecidos a los actuales", aseguró la secretaria de Estado para el Cambio Climático, Teresa Ribera, que asistió en Bruselas a la presentación del informe.

Si la Unión Europea quiere reducir de aquí a 2050 entre el 80% y el 95% sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) "necesita un sector eléctrico prácticamente descarbonizado", explicó Ribera.

Lograrlo requerirá una fase de inversión que supondrá una subida inicial de los costes, pero que reportará grandes ganancias a largo plazo, continuó.

La ECF apunta en su estudio que basar el sistema energético europeo principalmente en fuentes renovables resultaría suficientemente fiable y reduciría el coste que suponen las importaciones de combustibles fósiles y evitaría los riesgos que entraña el uso de energía nuclear.

Hasta ahora se asumía que las renovables eran demasiado inestables y caras para ofrecer la seguridad energética que necesita Europa y que lograr que el sector energético reduzca a cero en 2050 sus emisiones de dióxido de carbono dependía de los avances tecnológicos.

No obstante, este análisis asegura desde el punto de vista del coste que el reto es básicamente el mismo con fuentes fósiles o renovables, ya que para satisfacer la demanda en Europa en 2050 habrá igualmente que introducir nuevas formas de generación eléctrica durante las próximas cuatro décadas.

Ribera aclaró que en el análisis se manejan distintos escenarios, pero que en todos ellos la única tecnología que indefectiblemente tiene que aparecer con un porcentaje importante son las renovables, que luego pueden ser completadas con técnicas de captura y almacenamiento de CO2 e incluso con la nuclear.

"Las energía renovables son un elemento clave para que Europa reduzca su dependencia del exterior", recalcó y recordó que apostar por esta vía permitirá además reforzar la capacidad de competitividad europea en los mercados internacionales.

En relación al elevado coste de las renovables, Ribera subrayó que hoy mantienen unos precios altos porque son una opción minoritaria, pero aseguró que la generalización de su uso disminuirá los costes relativos y generará un incentivo muy grande en la mejora de rendimiento.

Ribera hizo hincapié en que no hay que perder de vista el ahorro que lograría Europa al reducir su necesidad de importación de petróleo, gas o carbón y la compra de derechos de emisión de compra de derechos de emisión de CO2.

La Presidencia española de turno de la Unión Europea se fijo para su semestre de mandato el objetivo de encauzar el trabajo tras el acuerdo de Copenhague e identificar medidas concretas de actuación para lograr una verdadera descarbonización de su sector energético.

Ribera aseguró que en este contexto se tendrán en cuenta las recomendaciones del documento presentado que, entre otras cosas insta a tomar medidas de forma inmediata, en 2015 como muy tarde.

La ECF recomienda centrar los esfuerzos en mejorar la eficiencia energética, recortar costes y reducir la demanda energética.

Asimismo subraya que es necesario invertir en redes regionales y locales y coordinar mejor las operaciones nacionales de los miembros de la Unión Europea en le mercado eléctrico.

"Es importante fortalecer la redes de transporte de electricidad, necesitamos redes mucho mejor comunicadas", para aprovechar todo el potencial y lograr ventajas como la posibilidad de desarrollar proyectos compartidos con países vecinos, lo que en el caso de España permitiría colaborar más estrechamente con África.

Fuente: Diario Energía