Las energías renovables, una apuesta rentable

Lunes 22 | 02 | 2010

"Se tiende a pensar que el desarrollo sostenible o la responsabilidad social no son rentables. Pero sí lo son si los compromisos y los incentivos son reales". Son palabras de Georg Kell, director ejecutivo de Global Compact, un organismo de la ONU dedicado a ayudar al sector privado a cumplir con los principios básicos de la responsabilidad social.

Según dijo Kell durante una mesa redonda sobre 'Liderazgo en el camino hacia la sostenibilidad', que tuvo lugar el lunes en la Universidad de Columbia de Nueva York, sólo un 20% de las compañías globales está involucrado en actividades de lucha contra el cambio climático, incluido el sector renovable. La cifra es pequeña, "en gran parte debido a una falta de consenso en la visión de futuro" por parte de las empresas y los Gobiernos, dijo Kell. Pero supone el doble de lo que era hace sólo cinco años.

"Hace décadas que se habla de desarrollo sostenible. Sin embargo, las medidas ambientales no sólo no han aumentado, sino que se han reducido. Lo único que ha aumentado es el uso que hace la gente del término 'desarrollo sostenible'", se lamentó, no sin humor, Shahid Naeem, director científico del Centro de Investigaciones Ambientales y Conservación (CERC) de Columbia.

Lo que hace falta son ejemplos reales que muestren la viabilidad del modelo sostenible, coincidieron los ponentes. Y ese ejemplo fue Navarra.

La comunidad foral intervino sin complejos en el encuentro, organizado por el propio Gobierno navarro y la citada universidad. Miguel Sanz Sesma, presidente de Navarra, habló con orgullo de la apuesta que su comunidad hizo hace dos décadas en materia de energías renovables y de cómo hoy está recogiendo la cosecha: actualmente, las fuentes limpias -aquí se incluye la hidroeléctrica- satisfacen el 65% del consumo eléctrico regional, y sólo en 2009 la energía eólica cubrió el 100% de la demanda eléctrica interna durante 92 días. "No sólo eso. Además, hemos ganado mucho dinero con las energías renovables", declaró Sesma. De hecho, el sector renovable navarro aporta el 5% del PIB regional.

Las mejores iniciativas, a nivel local

"Las mejores iniciativas suelen surgir a nivel local", aplaudió Kell. "Navarra es un ejemplo de cómo el compromiso conjunto del sector público y privado puede hacer que el desarrollo sostenible sea rentable", añadió. Y esto es así incluso en tiempos de crisis: Navarra es la comunidad con la menor tasa de desempleo de España, "y estoy convencido de que eso viene derivado de nuestra apuesta por los sectores emergentes", enfatizó el presidente navarro.

Sin embargo, la lucha del sector renovable por abrirse un hueco en el mercado sigue sin ser fácil, según Esteban Morrás Andrés, ex director de Acciona Energía. "Como dijo Gandhi", dijo en su intervención, "primero te ignoran, luego se ríen de ti, luego te atacan, y al final acabas venciendo. Nosotros estamos en la fase de ataque, pero acabaremos venciendo".

Con todo, detrás de las políticas y las inversiones subyace uno de los elementos más importantes para el sector: el desarrollo de la tecnología adecuada. El Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), cuyo director, José Javier Armendáriz, fue otro de los ponentes invitados, es una de las instituciones que trabajan por maximizar el ahorro energético y conquistar el terreno más difícil en la aplicación de las renovables: las ciudades.

Según Armendáriz, el CENER está trabajando en lograr dos objetivos primordiales: la integración masiva de la energía fotovoltaica y eólica en entornos urbanos, y el acercamiento de los puntos de generación energética a los lugares de consumo con el fin de aprovechar mejor la energía y evitar pérdidas.

"En el mundo hay 200 países que no tienen energías fósiles contra 20 que las tienen. Las fuentes renovables, en cambio, son universales. ¿Cómo no van a ser rentables, si hasta los Emiratos Árabes ya están invirtiendo más en energías limpias que en el petróleo?", concluyó, a su vez, el ex director de Acciona Energía.

Fuentes: El Mundo, Blog Jumanji